Unión Industrial de Avellaneda

Miércoles 1 de Noviembre de 2017
 /  Actualidad

La capacitación como instrumento de cambio

Reflexiones sobre algunos vectores claves para crecer y mejorar tu empresa

En la actualidad, la capacitación y formación del personal son piedras fundamentales donde se estructura una empresa en crecimiento.
En un mercado como el actual, altamente competitivo, las incógnitas continúan siendo universales… ¿cómo estamos posicionados como empresa?
¿Estamos suficientemente preparados para la alta competitividad? 
Y si la capacitación fuese lo adecuado… ¿cómo cuantificamos los costos que conlleva esa capacitación?
¿Y  qué seguridad tenemos de los beneficios de capacitar?
Vamos a desandar paradigmas conocidos, para repensar y construir nuevos y adecuados paradigmas a la coyuntura.
En general, las empresas se preocupan de preparar a los empleados con la finalidad de que aprendan las tareas que llevan a cabo.
¿Tú crees que ese conocimiento es suficiente? 
Si respondiésemos que si, estaríamos desconociendo el contexto… que es el grupo, el equipo;  los liderazgos resultantes de esa interacción y la dirección de ese equipo (que está centrada en nosotros).
El objetivo principal de la capacitación es mejorar la eficiencia de los empleados y trabajadores, para alcanzar altos índices de productividad.
Pero los índices de eficiencia no sólo se miden en los estándares de producción en forma aislada, también se miden en la escasa rotación del personal y en la reducción de accidentes.
La capacitación también debe estar basada no sólo en el desempeño y en un mayor resultado, sino en un clima laboral favorable y motivador.


CAPACITAR  NO  ES  UN  GASTO,  ¡ES  UNA  INVERSIÓN!


Capacitarnos será una herramienta muy valiosa para poder capacitar al grupo, al equipo adecuadamente.
Sino, ¿cómo crees que generaremos  confianza, si no partimos de la autoconfianza?
Para motivar al equipo, deberemos replantearnos el autoconocimiento sobre qué es el liderazgo.
El liderazgo requiere de competencias y altas responsabilidades para alcanzar el éxito de los objetivos.
No sólo de rasgos individuales, sino de interacción de personalidades con factores situacionales de carácter social.
Para poder liderar se deben desarrollar habilidades de conducción y para conducir es necesario entender, ¿qué es la motivación?
¿Cómo motivar a un otro, si no experimento la empatía de lo que le pasa a ese otro?, ¿y cómo se motivaría?
La motivación es el motor que pulsa y moviliza a alcanzar metas.
Solucionar los conflictos ante las demandas y necesidades del personal es haber comenzado a aplicar correctamente esas premisas.
Aumentar la motivación y habilidades del personal  para alcanzar sus metas será nuestra tarea.
Y la única forma de concretarlo es desarrollar una fluida comunicación, con un compromiso mancomunado de todo el equipo de trabajo.

Gentileza:

Marcelo Barreto 

Lic. Martha García Cabrera